Las viejas cepas de las que procede este vino se encuentran en torno a una elevación en el terreno, en un meandro del río Ebro, desde la que se divisan nuestros viñedos en Haro, capital de la Rioja Alta. Un lugar que es Viña Pomal en su mejor y más pura esencia, conocido como el Alto de la Caseta. En él se erige una modesta construcción en la que desde siempre se han guardado los aperos para trabajar la tierra.

En feliz coincidencia, Viña Pomal alcanza su cumbre, como vino, con el que allí nace. Porque el Alto de la Caseta representa la fiel expresión de la privilegiada naturaleza de Viña Pomal y del trabajo y el buen saber hacer centenario de nuestra gente en Bodegas Bilbaínas.

Saber más

Gran parte de la larga historia de Viña Pomal se
resume en los elementos presentes en su etiquetado.

Pase el cursor sobre la botella y conozca los detalles.

cargando...